ONGs: MENORES MIGRANTES DEBEN SER TRATADOS CON HUMANIDAD

En respuesta al creciente número de niños migrantes no acompañados, que se encuentran resguardados bajo custodia federal y de la Patrulla Fronteriza, defensores de la infancia en El Paso discutieron la necesidad de garantizar “que todos los menores sean tratados con humanidad mientras esperan ser procesados y reunidos con sus familiares”.

Bob Sanborn, presidente y director ejecutivo de Children At Risk, dijo que en febrero más de 9 mil 250 niños no acompañados fueron detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México.

No obstante, el director dijo que el número ha aumentado significativamente con alrededor 5 mil 600 niños que cruzaron la frontera en marzo debido a la política actual de la administración de Biden que ya no expulsa a los niños no acompañados.

“Necesitamos asegurarnos de que todos los niños no acompañados sean tratados con humanidad mientras son procesados en los Estados Unidos. Es de suma importancia que cada niño sea entregado rápidamente al cuidado de su tutor o familiar. Esto es fundamental para el bienestar del niño. Es imperativo que nuestros líderes electos trabajen juntos para abordar este problema y que defendamos los derechos humanos básicos de todos y cada uno de los niños”, dijo el director de Children At Risk.

Yael Ross, directora del Center for New American Children, dijo que con la cifra actual de 15 mil niños detenidos en los centros de detención migrantes “es momento de hacer a un lado la política para protegerlos”.  

“Son niños, no son republicanos, no son demócratas. Son niños que necesitan cuidado, opciones, que necesitan a sus familias y básicamente de un cuidado humano y de calidad”, dijo la directora.

Añadió que durante la administración pasada, se vivieron años “muy difíciles” por lo que con la nueva presidencia tienen esperanza de soluciones más humanitarias.

“Estamos viendo un cambio administrativo con políticas más humanas. Hemos tenido cuatro años muy duros y es necesario analizar este tema desde una perspectiva mucho más completa y no desde un tema nada más individual”, dijo Ross.

“Los números son muy grandes y no estamos viendo soluciones efectivas y rápidas que son esenciales en este momento. La mayoría de estos niños tienen un adulto o un guardián en Estados Unidos y hoy queremos reforzar que deben reunirse con estos adultos lo más pronto posible”, añadió.

La directora del centro dijo que agilizar los procesos “reduce el costo del Gobierno en términos económicos, pero también reduce el impacto en la sociedad y en la salud mental de los menores”. 

“Como nación creemos en el poder de la familia, así que hay que enfocarnos en eso. Los niños están mejor cuando están con sus familias y eso es lo que tenemos que hacer hoy en día. Tenemos que asegurarnos que cuando lleguen aquí estén seguros. Para protegerlos del tráfico humano, de los cárteles, pobreza, la violencia doméstica”, explicó.

Ross insistió en que lo más importante es reunir a los niños con sus familiares o sus guardianes lo más pronto posible y “reducir el tiempo en los centros”.

“Si están pasando por esta jornada es porque de verdad lo necesitan y deben sentirse seguros cuando lleguen. Es importante que agilicemos este proceso y que nos aseguremos de reunirlos con sus guardianes o familiares lo más pronto posible”, finalizó.  

La hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, dijo que una de las prioridades es la salud de los niños, por lo que compartió el sistema que utilizan en Caridades.

“Además de recibir a estos niños, hemos puesto un sistema para hacer pruebas de Covid-19 tan pronto los niños se bajan del camión. Esto para asegurarse de que entren al refugio libres del virus y así los mantienen seguros a ellos y a los demás niños”, explicó la hermana.

Por otra parte, la directora de Caridades Católicas, instó a los medios de comunicación y a la comunidad en general a “dejar de llamar oleada y crisis” a los menores no acompañados.

“Dejen de llamarlos ‘oleada’. Esto sólo deshumaniza a los niños y los motivos por los que migran. Son menores no acompañados”, dijo Pimentel.

“No es una crisis, el Gobierno está implementando lo que la ley señala y establece que no debemos tener a estos niños en centros por más de tres días. Una ley que se estableció por ambos partidos en el 2008”, añadió.

Asimismo, Linda Rivas, directora del Centro de Defensa de Inmigrantes de Las Américas, dijo que es momento de ‘terminar con el Título 42’.

“Es hora de terminar las expulsiones bajo el Título 42. Los padres han tenido que tomar decisiones imposibles porque si como familia van a llegar a Estados Unidos pidiendo asilo para luego ser expulsados, la decisión de mandar a sus hijos solos es la única forma de salvarlos”, dijo Rivas.

“Esta administración es la única oportunidad de cambiar la ruta legal de estos niños. En lugar de continuar colocándolos en procedimientos de deportación, lo que sólo continúa retrasando los procesos y alarga el tiempo de los niños en los centros, es tiempo de acciones rápidas, es lo esencial en este momento”, señaló.

Rivas añadió que aunque estos niños estén acompañados, resulta una ‘situación muy traumática’.

“Debemos de empezar a tener otra visión e imaginar un sistema migratorio donde se trata a las personas con dignidad y humanidad. Empujar a favor de más seguridad nacional y ver esta situación de un lado humanitario. Esperemos que esta administración esté lista para tomar estos pasos”, finalizó.

Finalmente, el presidente y director ejecutivo de Children At Risk concluyó en que lo primordial es proteger a los menores y agilizar los procesos para reunirlos con sus familiares.

“Necesitamos proteger a los niños y reunirlos con sus familias lo más pronto posible”,  finalizó.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *