VERÓNICA ESCOBAR DEMANDA A TRUMP POR INCITAR DISTURBIOS

La representante federal Verónica Escobar, demócrata por El Paso, se unió a otros nueve miembros de su partido en el Congreso el miércoles para agregar sus nombres a una demanda contra el ex presidente Donald Trump y su abogado, Rudy Giuliani, por conspirar con extremistas de derecha para incitar un motín en el Capitolio de los Estados Unidos para evitar que el Congreso certifique los resultados de las elecciones de 2020.

La demanda fue presentada inicialmente por la NAACP –Asociación Nacional Para el Avance de Gente de Color–, el representante federal Bennie Thompson, demócrata de Mississippi, y el bufete de abogados de derechos civiles Cohen Milstein Sellers & Toll a mediados de febrero. Argumenta que Trump, Giuliani y grupos extremistas como los Proud Boys violaron la Ley del Ku Klux Klan de 1871, que fue “en respuesta a la violencia e intimidación del KKK que impidió que los miembros del Congreso en el Sur durante la Reconstrucción cumplieran con sus deberes constitucionales”, según la NAACP.

La queja enmendada se suma a las declaraciones de los miembros del Congreso que estaban dentro del Capitolio cuando los alborotadores irrumpieron en el edificio, esencialmente ayudando a los demandantes a construir su caso contra Trump y Giuliani.

En la declaración de Escobar, ella cuenta que recibió mensajes de texto de su familia preguntándole si estaba a salvo y notó que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y otras personas eran escoltadas por agentes del orden. Ella recuerda haber escuchado gritos, golpes desde el exterior, la Policía le indicó que usara una máscara de gas y sintió como “su corazón comenzó a acelerarse” a medida que se desarrollaban los disturbios.

“Sus temores aumentaron aún más cuando la Policía del Capitolio le informó que se habían liberado gases lacrimógenos en Statuary Hall y ella se dio cuenta de que no sabía cómo usar correctamente la máscara de gas que le habían proporcionado”, según la denuncia enmendada.

Escobar, junto con los otros miembros del Congreso en el Capitolio, fueron finalmente evacuados al lado opuesto de la galería de la Cámara y tuvieron que acostarse en el piso, según su relato. Recordó haber visto a la Policía del Capitolio de pie detrás de una puerta con barricadas con muebles con sus armas desenvainadas y sentir que su seguridad estaba “en gran peligro”.

“Este es el segundo ataque terrorista doméstico que he vivido personalmente, y diré nuevamente lo que dije el 3 de agosto de 2019: las palabras tienen consecuencias, y responsabilizo a Donald Trump por las palabras que usa para alimentar el odio, sembrar división y difundir mentiras que han llevado a los días más oscuros de Estados Unidos”, dijo Escobar en un video después de los disturbios en el Capitolio, haciendo referencia a la fecha del tiroteo masivo mortal por un pistolero racista en un Walmart dentro de su distrito en el primer ataque.

Un portavoz de Trump ha negado anteriormente que el ex presidente haya tenido un papel en la incitación a los disturbios.

“El presidente Trump no incitó ni conspiró para incitar a la violencia en el Capitolio el 6 de enero”, dijo el portavoz Jason Miller en febrero.

Los otros miembros del Congreso que se unieron como demandantes relataron experiencias similares sobre cómo se desarrolló la insurrección y el miedo y el pánico que experimentaron.

A raíz de la insurrección del 6 de enero, la Cámara de Representantes de Estados Unidos acusó rápidamente a Trump por segunda vez. Los republicanos del Congreso condenaron la medida como inapropiada, pero asintieron ante la posibilidad de que el poder judicial sea el árbitro final de la justicia.

“La acusación nunca tuvo la intención de ser el foro final para la justicia estadounidense. Tenemos un sistema de justicia penal en este país. Contamos con litigio civil. Y los ex presidentes no son inmunes a que ninguno de los dos los haga rendir cuentas”, dijo el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, en el pleno del Senado en febrero.

El senador Thom Tillis, republicano por Carolina del Norte, dijo en una declaración pública que “la máxima responsabilidad es a través de nuestro sistema de justicia penal, donde se controlan las pasiones políticas”.

La demanda de la NAACP se suma a otra demanda similar presentada por el congresista Eric Swalwell, demócrata por California, contra Trump, Giuliani, su hijo y un congresista republicano por sus respectivos papeles en la causa de la insurrección.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *