AVANZA INICIATIVA DE PORTAR ARMAS SIN LICENCIA

Un proyecto de ley de Texas que busca permitir a las personas portar pistolas sin un permiso fue aprobado de manera expedita el jueves por un comité del Senado estatal, el cual fue creado con el único propósito de abordar esta legislación en específico.

La medida marca un paso significativo para la controvertida propuesta, que durante años luchó por ganar impulso en cualquiera de ambas cámaras de la Legislatura de Texas. 

 

Pero queda por ver si la medida, ya aprobada por la Cámara de Representantes de Texas, tiene suficiente apoyo para salir del Senado y llegar al escritorio del gobernador Greg Abbott.

La iniciativa anularía el requisito de que los residentes de Texas obtengan una licencia para portar pistolas si la ley estatal o federal no les prohíbe poseer un arma. Tampoco se requeriría que los texanos reciban capacitación antes de portar un arma de fuego en público.

Bajo la ley estatal actual, los residentes del estado generalmente deben tener licencia para portar pistolas, ya sea abiertamente u ocultas. Algunos agentes de la ley, instructores con licencia de portación oculta y demócratas han expresado su oposición a la legislación, citando preocupaciones de seguridad.

El Comité Especial de Asuntos Constitucionales del Senado votó 5-2, siguiendo patrones partidistas, para hacer avanzar la medida al pleno del Senado el jueves. 

La Cámara de Representantes de Texas dio su aprobación al Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes 1927 (HB 1927) a principios de este mes, lo que marca una victoria para los activistas por los derechos de las armas que durante años impulsaron la medida en la Legislatura. 

Pero la aprobación de la Cámara Baja también fue un golpe para algunos demócratas que han estado luchando por medidas de seguridad para el arsenal tras la masacre de 2019 en El Paso.

“No podemos permitir que otra sesión venga y se vaya sin aprobar o tomar acciones significativas sobre la Segunda Enmienda, mientras no restauramos y protegemos completamente los derechos otorgados por Dios a nuestros ciudadanos”, dijo el senador estatal Charles Schwertner, republicano por Georgetown, patrocinador del proyecto en el Senado.

El vicegobernador Dan Patrick, quien preside el Senado, creó el comité especial la semana pasada y lo llenó de partidarios de la propuesta de portación de armas sin permiso. 

Schwertner, un firme defensor de los derechos de armas, fue elegido para presidir la comisión. Patrick dijo el jueves que es “optimista” sobre las posibilidades de aprobación de la legislación, a pesar de que todavía está reuniendo los votos necesarios.

“Vamos a salir con un proyecto de ley fuerte, y creo que lo aprobaremos porque unimos a la gente”, dijo Patrick a la locutora de radio conservadora Dana Loesch el jueves por la tarde. “Y con suerte estará pronto en el escritorio del gobernador, y lo firmaremos”.

Antes incluso de aceptar el proyecto de ley o escuchar a las más de 170 personas que se inscribieron para opinar, Schwertner abrió la audiencia declarando su intención de sacar la medida del comité el jueves y al pleno del Senado la próxima semana.

“Nos estamos moviendo con toda la velocidad deliberada en este proyecto de ley ahora porque ahora más que nunca los texanos quieren asegurarse de que sus derechos de la Segunda Enmienda no sólo estén protegidos, sino restaurados”, dijo Schwertner.

Schwertner discutió, pero no adjuntó, seis enmiendas que, según dijo, harían la propuesta más aceptable para las fuerzas del orden. Los cambios incluyen:

-Crear un delito por portar una pistola en estado de ebriedad

-Eliminar la tarifa de $40 para recibir una licencia para portación

-Aumentar las penas para las personas condenadas por delitos graves que sean sorprendidas portando pistolas

-Rechazar una disposición que prohíbe a los agentes del orden hacer un perfil de una persona en función de si lleva o no un arma de fuego.

-Eliminar una disposición que decía que las leyes de zonas libres de armas no se aplican a menos que se le pida a una persona que se vaya

-Exigir al Departamento de Seguridad Pública de Texas que cree un curso gratuito en línea sobre seguridad de armas.

El comité no adoptó las enmiendas antes de votar el proyecto de ley, pero Schwertner dijo que las estaba dando a conocer para que la discusión avance antes del debate en el Senado.

Ray Hunt, director ejecutivo del Sindicato de Oficiales de Policía de Houston, dijo que su organización está adoptando una posición “cautelosa y neutral” sobre el proyecto de ley y esperará a ver qué enmiendas se adoptan. El proceso de permisos actual funciona, dijo, y sin cambios significativos en la propuesta, el sindicato es un “no rotundo”.

Tara Mica, cabildera regional de la Asociación Nacional del Rifle, testificó que las tasas de criminalidad se desplomaron en otros estados después de que se promulgaran propuestas similares. Pero un creciente cuerpo de investigación sugiere lo contrario. 

Un estudio de 2017 en el American Journal of Public Health concluyó que las leyes de porte sin permiso “están asociadas con tasas significativamente más altas de homicidios totales, relacionados con armas de fuego”.

Los investigadores en el Journal of Empirical Legal Studies en 2019 encontraron que las leyes de portación de un arma sin permiso están vinculadas a “tasas agregadas de delitos violentos entre un 13% y un 15% más altas 10 años después de la adopción”.

“Ahora prácticamente estamos eliminando todas las precauciones de seguridad en términos de quién puede poseer y tener un arma en público”, dijo el senador estatal Juan “Chuy” Hinojosa, demócrata de McAllen.

El senador estatal Brian Birdwell, republicano por Granbury, respondió que la seguridad de las armas es una responsabilidad personal.

“Si bien la legislación no establece un mandato, la Legislatura espera que el ciudadano ejerza su derecho a ser autodisciplinado, a ser autónomo en la forma en que porta esa arma”, dijo Birdwell.

Los defensores de los derechos de las armas en Texas llevan años reuniendo apoyo para el porte sin permiso. Los partidarios argumentan que los texanos tienen un derecho garantizado en virtud de la Segunda Enmienda a portar pistolas, y lo llaman “porte constitucional”. 

Por otra parte, la Cámara de Representantes de Texas aprobó el jueves por la tarde una medida que busca cumplir con la promesa de Abbott de convertir a Texas en un “estado santuario de la Segunda Enmienda”. El Proyecto de Ley 2262 de la Cámara prohibiría a los funcionarios estatales hacer cumplir las futuras leyes federales sobre armas que son más restrictivas que las que figuran en los libros en Texas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *