INDÍGENAS MISAK DERRIBAN ESTATUA DEL CONQUISTADOR ESPAÑOL GONZALO JIMÉNEZ DE QUESADA EN MEDIO DE LAS PROTESTAS EN COLOMBIA

Indígenas colombianos del pueblo misak derribaron la madrugada de este viernes la estatua del conquistador español y fundador de Bogotá, Gonzalo Jiménez de Quesada, en busca de «justicia histórica contra crímenes de lesa humanidad», según informó el Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente (AISO) a través de su cuenta en Facebook.

«Los pueblos originarios recuperamos uno más de nuestros espacios sagrados que fueron violados, perpetrados y despojados por los sicarios de la ‘conquista y la colonia española’. […] Gonzalo Jiménez de Quesada fue históricamente el más grande masacrador, torturador, ladrón y violador de nuestras mujeres y nuestros hijos», señaló el AISO a través de un comunicado.

La estatua, inaugurada el 6 de agosto de 1960, se encontraba en la plazoleta de la Universidad del Rosario, en el centro de la capital colombiana.

Tras tumbar el monumento, un grupo de indígenas subió al pedestal izando las banderas de su pueblo. La Policía intervino el lugar. Al lugar acudieron también agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), pero se mantuvieron alejados de la plazoleta, recogen medios locales.

Los indígenas asimismo expresaron su apoyo a las protestas que comenzaron el pasado 28 de abril en respuesta a la polémica reforma tributaria presentada (y ya retirada) por el Gobierno de Iván Duque y contra la brutal represión de la Policía y el Ejército contra los inconformes. 

«De [Jiménez de Quesada] y su familia descienden familias élites de este país que han reproducido los grandes problemas que seguimos padeciendo: asesinatos, corrupción y saqueo, constancia de esto fue la reforma tributaria […] derrocada en los últimos días por todos los pueblos unidos en las movilizaciones», declaró el movimiento. 

«Seguimos en paro permanente y convocamos a avanzar a una huelga general en Colombia, una huelga capaz de enseñarle a los que nos han gobernado por mas de 200 años, que los gobiernos deben tenerle respeto al pueblo colombiano», agregó el AISO. 

La semana pasada, los indígenas misak derribaron una estatua del conquistador español Sebastián de Belalcázar en la ciudad de Cali. Entonces, la presidenta del Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS), Martha Peralta, lo calificó como un «genocida». Además, Peralta dijo que «el genocidio que comenzaron los colonizadores no ha terminado», puesto que «en el Gobierno de Duque han asesinado más de 190 líderes indígenas».

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *