ESTADO DE EU QUIERE CERRAR UN OLEODUCTO QUE LLEVA PETRÓLEO A CANADÁ

Gretchen Whitmer, gobernadora del estado de Míchigan (EE.UU.), quiere cerrar el oleoducto Enbridge Line 5, que lleva petróleo a Canadá, afirmando que representa un «riesgo irrazonable» para los Grandes Lagos, informó la semana pasada The Wall Street Journal.

La disputa estalló el pasado mes de noviembre, cuando Whitmen anunció la revocación de un permiso que autorizaba el paso del oleoducto a lo largo de los estrechos de Mackinac, entre los lagos Míchigan y Hurón, dando a la empresa Enbridge hasta el 12 de mayo para cerrarlo.

«Grave amenaza»

El conducto, de unos 1040 kilómetros de largo, transporta más de medio millón de barrilles de petróleo y líquidos de gas natural cada día desde Superior (Wisconsin) hasta refinerías en los estados de Míchigan y Ohio y en las provincias canadienses de Ontario y Quebec.

«Estos oleoductos en los estrechos de Mackinac son una bomba de relojería y su presencia continua viola la confianza de la población y supone una grave amenaza para el medio ambiente y la economía de Míchigan», afirmó un portavoz de Whitmer.

Asimismo, indicó que la gobernadora respalda plenamente la decisión de revocar y terminar con la «servidumbre de 1953», año en el que se inauguró dicha infraestructura, al mismo tiempo que aseguró que la medida no amenaza a las necesidades energéticas de Míchigan.

¿Qué dice Canadá?

Tanto funcionarios canadienses como Enbridge han dicho que cerrar el oledocuto reduciría casi a la mitad el suministro utilizado para producir gasolina, combustible para aviones y combustibles para calefacción en Ontario y Quebec, las partes más pobladas de Canadá. Además, advierten que provocaría la pérdida de miles de empleos en las refinerías que procesan el crudo.

La compañía ha demandado al estado de Míchigan ante un tribunal federal para detener la revocación argumentando que no tiene autoridad para hacerlo, asegurando que no cerrará el oleoducto a menos que lo ordene la Justicia.

Exdiplomáticos y funcionarios canadienses han dicho que el Gobierno del país todavía no ha podido persuadir a la Administración Biden para que detenga la decisión de Míchigan bajo los términos de un tratado firmado entre EE.UU. y Canadá en 1977 que prohíbe a las autoridades de cualquiera de los dos países bloquear los oleoductos que transportan petróleo y gas a través de la frontera a menos que exista una emergencia.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *