TRAS CEREMONIA CONDENAN ODIO Y RACISMO

Autoridades, activistas y catedráticos de México y Estados Unidos condenaron el odio racial que culminó en la masacre del 3 de agosto de 2019 en la tienda Walmart de Cielo Vista.

En una ceremonia bilingüe y binacional –con autoridades de El Paso, el canciller mexicano Marcelo Ebrard y el alcalde juarense Armando Cabada– fue inaugurado el Jardín de Sanación (Healing Garden) en el Parque Ascárate, en memoria de las 23 víctimas del mayor atentado anti-mexicano en la historia. También estuvieron el catedrático de Harvard David Carrasco, la activista Dolores Huerta y el comediante George López.

“Dos años después vengo a decirles que seguimos y tenemos muy presente a toda nuestra comunidad que fue afectada por esa tragedia. Acompañarlos, y a comprometernos para seguir adelante hasta que erradiquemos el odio”, dijo Ebrard, quien estuvo en El Paso en el 2019 justo después de la masacre.

Recordó que fue enviado por el presidente Andrés Manuel López Obrador a El Paso para consolar y darle apoyo a sus connacionales que fueron víctimas de un tirador que viajó diez horas marcado por el odio anti-mexicano.

“Los mexicanos llevamos muy en el corazón a las 23 personas que perdieron la vida, a sus familias, a las y los que fueron heridos”, dijo el canciller Ebrard en su discurso.

 “Bienvenidos al segundo aniversario de una tragedia, pero que resultó dándonos aún más fuerza, más fe como personas y como la gran comunidad que somos”, abrió en español el evento el juez del Condado, Ricardo Samaniego, antes de proceder al inglés.

El acto protocolario estuvo marcado por un deseo de ver hacia delante, sin olvidar la masacre para que no se repita, pero con la esperanza de un futuro mejor.

Como una muestra del espíritu binacional, se interpretaron los himnos nacionales de Estados Unidos y México, y en el podio se podían observar las banderas de ambos países, en los que residían las víctimas mortales del tiroteo que dejó asimismo 23 heridos de gravedad.

El pastor Michael Grady hizo una oración para dedicar el jardín, que se busca sea un espacio de meditación que ponga fin al odio racial. También el obispo católico Mark Seitz participó con un rezo por las víctimas.

El chelista Zully Bailley, uno de los más destacados a nivel mundial y que radica en El Paso, tocó en vivo mientras se transmitía en una pantalla gigante el avance de un documental sobre la tragedia.

Paz y sanación

“Sabemos que tenemos que recordar la memoria de los muertos en la tragedia que ocurrió aquí”, señaló Dolores Huerta, la icónica líder hispana que luchó junto a César Chávez por los derechos de los trabajadores agrícolas.

“Este Jardín de la Sanación es un primer gran paso para convertirlo en realidad. Pero tenemos que hacer más para mantener vivas las memorias de estas personas”, dijo Huerta, quien fue invitada especial para la ceremonia.

En su discurso señaló que hay que trabajar para lograr la paz y la sanación, pero también levantar la voz cuando surjan discursos de odio en contra de los mexicanos y los afroamericanos en Estados Unidos.

 “Hablemos de paz a todos, aunque no quieran oírnos. Debemos sembrar la semilla de justicia, de paz, de no violencia en sus corazones”, señaló Huerta.

Regresa George López

El comediante George López, quien estuvo presente después del atentado para darle apoyo a las víctimas y sus familias, regresó a El Paso para la inauguración del jardín, recordando cómo le impactó su visita al hospital hace dos años.

“No había odio en los corazones de cada uno, sino fuerza, amor y no negatividad”, dijo López, uno de los íconos de la comedia norteamericana. Quiero asegurar que los nombres de las personas fallecidas no sean olvidados”, agregó.

 Gong por cada nombre

Como parte de la ceremonia para recordar a las víctimas, fueron leídos sus nombres por parte de Cyrus Heidarian, un líder comunitario de El Paso, al tiempo que el poeta y editor paseño Bobby Byrd –experto en tradiciones orientales– sonaba un gong por cada uno de ellos.

El Condado dijo en un comunicado que el monumento está destinado a ser un lugar de reflexión silenciosa y “actuará como un faro de la cultura, la fuerza y la unidad de El Paso que no puede debilitarse con el odio”.

Ascarate Park se abrió al público a las 9:30 pm el martes para que los visitantes pudieran observar el Jardín de Sanación desde su automóvil, atendiendo los protocolos de la pandemia. El parque reanudará el horario regular a las 5:30 am del miércoles.

El monumento en el gran parque administrado por el Condado fue financiado por donaciones y el Condado de El Paso y será mantenido por el Departamento de Parques y Recreación.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *