VECINOS MOLESTOS POR OLORES DE AGUAS RESIDUALES

Residentes del Valle Alto continúan quejándose tras el fuerte olor a aguas residuales que dejó la ruptura de tuberías de El Paso Water (EPWater) como resultado de las fuertes lluvias de meses pasados.

 De acuerdo con la compañía de aguas, el olor proviene de las tuberías que transportan las aguas residuales de los inodoros y duchas a las plantas de tratamiento, generalmente desde las propiedades en todo el oeste de El Paso.

 “El olor es insoportable, y no solo es el olor: son aguas sucias y pueden afectar la salud de muchos que vivimos en esta zona, que siempre ha sido de las más perjudicadas”, dijo Ernesto Fuentes, habitante del Valle Alto.

 Como respuesta, El Paso Water dice que los equipos continúan trabajando para reparar las tuberías dañadas.

 “Hemos estado trabajando allí durante mucho tiempo; quiero decir, tenemos más de un mes porque teníamos algunas líneas de aguas residuales que se rompieron, así que esto ha estado sucediendo durante mucho tiempo y probablemente continúe algunos meses”, dijo Denisse Parra, vocera de El Paso Water. 

 Las complicaciones en las reparaciones de una importante línea de aguas residuales del lado oeste han provocado que El Paso Water continúe desviando las aguas residuales al Río Grande para evitar impactos en residencias y negocios.

 El 13 de agosto, EPWater experimentó roturas en dos líneas de aguas residuales paralelas, conocidas como Frontera Force Main.

 Este conjunto de tuberías recolecta todas las aguas residuales del lado oeste, desde duchas, lavabos e inodoros, y entrega flujos a la Instalación de Recuperación de Agua de Hickerson, que luego limpia el agua para su reutilización y para su liberación al Río Grande.

 “Parece que las tormentas recientes contribuyeron a una mayor degradación de las líneas de aguas residuales ya corroídas en el área de Doniphan. Las inundaciones y el nivel freático alto desestabilizaron las condiciones del suelo y provocaron la infiltración de agua”, dijo Gilbert Trejo, director técnico de EPWater.

 “Esto está provocando retrasos porque las reparaciones se han vuelto más complicadas”, añadió.

 Inicialmente, las roturas de la tubería causaron una acumulación de aguas residuales, que salieron de las alcantarillas en un vecindario del Valle Alto e incluso llegaron a algunas casas.

 Sin embargo, las aguas residuales se desviaron a las áreas de estanques de aguas pluviales y al drenaje de las calles cercanas, y finalmente se dirigieron al Río Grande.

 Los clientes cercanos continúan viéndose afectados por olores y otras interrupciones. 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *