ABBOTT PONE EN CONFLICTOS A EMPRESAS POR VACUNA

Las empresas que hacen negocios en Texas ahora enfrentan desafíos nuevos y complicados después de que el gobernador Greg Abbott prohibió esta semana que a nivel estatal se exija vacuna Covid-19 para todas las entidades en el estado, incluidas las empresas privadas, tanto para empleados como para clientes.

Las complicaciones para las empresas podrían comenzar tan pronto como el viernes, cuando las compañías que celebren contratos de trabajo con el Gobierno federal deberán vacunar a todos los empleados bajo las órdenes de la Casa Blanca.

Esto entra en conflicto con la prohibición de Abbott de los mandatos de vacunas, lo que coloca a muchas empresas de Texas que reciben contratos federales en una posición difícil: cumplir con la ley federal y violar la prohibición de Abbott, o cumplir con Abbott y rechazar negocios del Gobierno federal.

Además de los contratistas federales, el presidente Joe Biden también ha anunciado que las empresas con más de 100 empleados deben exigir la vacunación contra Covid-19 o realizar pruebas periódicas obligatorias.

Para los hogares de adultos mayores de Texas, que han luchado durante una pandemia que ha devastado a sus residentes y diezmado su fuerza laboral, una regla federal anunciada en agosto requiere que todos los empleados estén vacunados para que sus instalaciones continúen participando en los programas de Medicare y Medicaid. Si los asilos, en cambio, cumplen con la nueva regla de Abbott, podrían perder dinero federal, el cual es crítico para sus operaciones.

Más de 66 mil texanos han muerto a causa de Covid-19, incluido el 10 por ciento de los residentes de hogares de ancianos durante el primer año del virus.

“Esto perjudica directamente a los texanos”, dijo Karen Vladeck, una abogada laboral de Austin, sobre la nueva orden de Abbott. “Creo que no estuvo bien pensado”.

La oficina de Abbott no respondió a una solicitud de comentarios.

Excepciones ampliadas

Además de prohibir que cualquier entidad en Texas requiera vacunas, la orden de Abbott también enumera varias exenciones ampliadas. Vladeck y otros abogados laborales dijeron que esto se suma al dilema de la vacuna que enfrentan las empresas en Texas. 

Bajo la nueva regla de Abbott, las personas pueden optar por no recibir una vacuna por razones médicas, incluso si prueban que han tenido Covid-19 en el pasado, a pesar de que los científicos están ampliamente de acuerdo en que esto no protege a las personas de contraer el virus.

“El lenguaje de la razón médica de la orden ejecutiva es un poco extraño porque generalmente se exime a las personas por razones médicas si tienen una reacción alérgica grave a una vacuna”, dijo Elizabeth Sepper, profesora de Derecho en la Universidad de Texas en Austin. La orden de Abbott está “destinada a cubrir a las personas que no quieren recibir la vacuna porque creen, erróneamente, que están completamente protegidas por tener Covid”.

La regla de Abbott también permite a las personas optar por no cumplir con un requisito de vacuna si demuestran que tienen una profunda creencia personal en contra de recibir pinchazos.

Cualquier entidad que no cumpla con la regla de Abbott podría recibir una multa de hasta mil dólares.

Postura política

La orden del lunes de Abbott es una reversión de su posición en agosto, cuando la vacuna Pfizer recibió la aprobación final de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA). En ese momento, el portavoz de Abbott dijo que las empresas tenían la opción de exigir la vacunación de los empleados y que “las empresas privadas no necesitan que el Gobierno administre sus negocios”.

“Se trata de la elección de la empresa en Texas, excepto que ahora se trata de algo que no les gusta de lo que las empresas están eligiendo”, dijo Vladeck. “Supone una gran carga para los empleadores”.

Ted Shaw, presidente de la Asociación de Hospitales de Texas, dijo que la medida de Abbott era política.

“Los hospitales de Texas se oponen firmemente a los esfuerzos que se están realizando para impedirles que puedan exigir la vacunación de su propio personal, muchos de los cuales están al lado de la cama todos los días con niños y adultos que son vulnerables al Covid-19”, dijo Shaw en un comunicado. 

“Esta acción política socava la misión central de los hospitales, y los pacientes y el personal no pueden correr riesgos innecesarios. Los hospitales se han mantenido firmes durante meses en la zona cero de esta pandemia. Como expertos en curar y salvar vidas, los hospitales deben tener la confianza, el respeto y la flexibilidad para exigir vacunas en sus propias instalaciones para proteger a la gente de Texas”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, también condenó la acción de Abbott.

“Creo que es bastante claro cuando tomas una decisión que va en contra de toda la información y los datos de Salud Pública que existen, que no se basa en lo que está en el interés de las personas a las que estás gobernando, quizás sea en el interés de tu propia política”, Psaki dijo el martes.

Decisión inútil

Ray Perryman, un economista con sede en Waco, dijo que la decisión de Abbott es inútil para la economía estatal, ya que se recupera de los impactos económicos de la pandemia.

“Es casi seguro que esta orden causará confusión con requisitos contradictorios para muchas empresas”, dijo Perryman en un correo electrónico al Tribune. “Desde una perspectiva económica, no es necesario y sí probablemente contraproducente”.

Dos importantes empresas con sede en Texas, American Airlines y Southwest Airlines, ya exigen que los empleados estén vacunados. Portavoces de las dos aerolíneas le dijeron al Tribune que el requisito no cambiará a pesar del nuevo pedido de Abbott.

“Uno de los sellos distintivos de la economía capitalista es la capacidad del sector privado para tomar decisiones sin la intervención del Gobierno, a menos que exista una preocupación pública legítima que deba abordarse”, dijo Perryman. 

“Es difícil ver que obligar a las empresas a exponer a sus empleados, proveedores y clientes a un mayor riesgo de una enfermedad mortal y fomentar la propagación y mutación de esa enfermedad puede aportar un beneficio público convincente”.

 Demandas en puerta

El fiscal del Condado de Harris, Christian D. Menefee, alentó a los texanos a demandar a Abbott por la medida.

“La última orden ejecutiva del gobernador que prohíbe a las empresas privadas mantener seguros a sus empleados y clientes es vergonzosa”, dijo Menefee en un comunicado. “Y sabemos que esto es principalmente una fanfarronada política diseñada para crear confusión y someter a las empresas a demandas onerosas, que sólo pueden ralentizar nuestra recuperación económica”.

The Greater Houston Partnership, un grupo empresarial líder en el Condado de Harris, también denunció la acción de Abbott.

“La orden ejecutiva del gobernador no respalda la capacidad y el deber de las empresas de Texas de crear un lugar de trabajo seguro”, dijo Bob Harvey, presidente del grupo, en una declaración escrita. “Si bien es probable que los tribunales decidan la validez de esta orden, alentamos a todos los empleadores a que continúen promoviendo la importancia de las vacunas con sus empleados. Las vacunas son nuestro camino para salir de la pandemia, y la Asociación sigue centrada en apoyar los pasos que conducen a mejorar la tasa de vacunación en nuestra comunidad”.

La Asociación de Restaurantes de Texas cuestionó cómo la nueva orden de Abbott afectaría la norma de emergencia temporal de OSHA que se supone se publicará en un par de semanas. La asociación espera que se presenten demandas en respuesta a la prohibición de Abbott sobre los mandatos de vacunas. Sin embargo, la asociación dijo que seguirá apoyando a los restaurantes y se compromete a proteger a sus empleados y clientes.

“Sobre todo, seguimos pidiendo a nuestras comunidades que cooperen con los restaurantes que están tratando de permanecer en el negocio después de 19 meses muy desafiantes”, dijo Kelsey Streufert, directora de asuntos públicos de la Asociación de Restaurantes de Texas en un comunicado. “Al trabajar juntos, podemos acelerar nuestra recuperación de la pandemia de Covid-19, protegiendo nuestra salud y nuestra economía”.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *