AUSTRALIA TENDRÁ ACCESO A INFORMACIÓN CONFIDENCIAL SOBRE PROPULSIÓN NUCLEAR NAVAL DE EU Y REINO UNIDO

Australia ha firmado un acuerdo en virtud del cual se convertirá en el único país en tener acceso a información confidencial y clasificada sobre propulsión nuclear naval de EE.UU. y Reino Unido, en el marco de la alianza estratégica militar AUKUS, según un comunicado publicado este lunes por el Ministerio de Defensa del país oceánico.

«Este acuerdo ayudará a Australia a completar los 18 meses de examen intensivo y exhaustivo de los requisitos que sustentan la entrega de submarinos de propulsión nuclear […] que serán usados por la Armada Real Australiana», explica en el texto el ministro de Defensa, Peter Dutton.

En este sentido, la parte australiana asegura que con el acceso a la información que brinda este acuerdo, sumado a las décadas de experiencia en dicho campo por parte de sus socios, su país también podrá ser «administrador responsable y confiable de esta tecnología».

«Acuerdo fundamental»

Asimismo, el convenio proporcionará un mecanismo para que el personal australiano acceda a una formación y una educación «de valor incalculable» por parte de EE.UU. y Reino Unido, que Dutton considera necesaria para aprender a construir, operar y apoyar de manera segura y eficaz submarinos de propulsión nuclear.

«Es importante destacar que el acuerdo es compatible con las obligaciones internacionales de Australia, incluido el Tratado de No Proliferación Nuclear», aclara el ministro. «No se puede transferir ningún equipo nuclear en virtud de este acuerdo», añade, detallando que los submarinos estarán equipados con armas convencionales.

Por último, Dutton da las gracias a Washington y Londres por su intención de firmar este «acuerdo fundamental» que garantiza el progreso continuo de las ambiciones de submarinos de propulsión nuclear por parte de Canberra y los esfuerzos colectivos de las tres naciones para «garantizar que el Indo-Pacífico se mantenga estable, seguro y próspero, y libre de coerción».

Preocupación de China

El texto explica que el mencionado acuerdo se presentó este lunes en el Parlamento australiano para que lo examine el Comité Mixto Permanente de Tratados. Además, indica que también está sujeto a los procesos internos de EE.UU. y Reino Unido.

La semana pasada el embajador interino de China en Canberra, Wang Xining, dijo que «el intento de adquirir un submarino de propulsión nuclear [por parte de Australia] sin duda tiene un impacto en el actual sistema de no proliferación nuclear». Asimismo, agregó que podría representar una amenaza para el propio país oceánico. Dutton calificó las declaraciones del diplomático chino de «provocadoras», «cómicas» y «tontas».

Con su adhesión a la alianza AUKUS, conformada también por el Reino Unido y Estados Unidos, Australia desató a mediados de septiembre un escándalo internacional, dado que, para unirse al acuerdo, canceló un contrato valorado en 66.000 millones de dólares que tenía con un constructor naval francés. En respuesta, París acusó a Canberra de «traición».

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *